martes, 14 de mayo de 2013

AI pide a México liderazgo regional para defender los derechos de las mujeres




El día de hoy, 13 de mayo, Amnistía Internacional (AI) ha dirigido una carta a la Secretaría de Relaciones Exteriores de México llamando a las autoridades mexicanas a mostrar su compromiso con los derechos humanos a nivel regional. AI considera que los compromisos públicos hechos por las autoridades mexicanas en materia de derechos humanos y de defensa y fortalecimiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos deben también transformarse en acciones concretas en su política internacional.

La organización considera urgente que México muestre este compromiso instando al gobierno de El Salvador a cumplir pronta y efectivamente con las medidas cautelares dictadas por Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el caso de la ciudadana salvadoreña Beatriz. Hasta el momento las autoridades de El Salvador no han cumplido estas medidas, poniendo en grave riesgo la vida de Beatriz.

Beatriz es una joven salvadoreña de 22 años, y debe afrontar un embarazo de alto riesgo, y con muy escasas posibilidades de éxito debido a sus graves problemas de salud y a una severa malformación del feto. Ante esta situación los médicos han dictaminado que Beatriz necesita un aborto terapéutico.

El 29 de abril del presente año la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dictó medidas cautelares al Estado de El Salvador para proporcionar a Beatriz un tratamiento médico adecuado, según lo prescrito por sus médicos y conforme a los deseos de la paciente, en un plazo no mayor a 72 horas. A pesar de esta resolución el gobierno de El Salvador aún no ha actuado, poniendo su vida en riesgo.

El 26 de abril, los Relatores de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Salud, la Cuestión de la Tortura y la Violencia Contra las Mujeres, así como también la Presidenta del Grupo de Trabajo de la ONU especializado en la discriminación contra las mujeres, pidieron al gobierno salvadoreño que se proporcione urgentemente el tratamiento médico adecuado a Beatriz para salvar su vida.

La Corte Suprema de El Salvador actualmente está considerando el caso a petición de los médicos involucrados, quienes alertan que Beatriz podría morir si continúa con su embarazo, y no han intervenido debido al riesgo de ser procesados bajo las estrictas leyes antiaborto del país. Sin embargo, la Corte no ha respondido con la urgencia exigida por el caso.

“Queremos que su caso se resuelva lo antes posible. Que Beatriz no se muera, así de sencillo. Cada día que pasa, su situación de salud se agrava. Ella solo quiere salvar su vida, y estar con su familia” expresó Dennis Muñoz, uno de los abogados de Beatriz.

Para Amnistía Internacional este es un claro caso de discriminación, y de violación al derecho a la salud, así como de sometimiento a un trato cruel, inhumano y degradante por parte de las autoridades salvadoreñas. El caso de Beatriz es simbólico en uno de los pocos países del mundo donde el aborto está penado en todas las circunstancias, incluyendo el riesgo para la vida de la madre o abuso sexual, y donde las mujeres de bajos recursos carecen de los servicios médicos necesarios para garantizar su salud.

México, cómo país que se ha mostrado activamente comprometido con el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, y que según el Pacto por México asume los derechos humanos en una política de estado, debe instar a las autoridades salvadoreñas a cumplir con las medidas cautelares dictadas por la Comisión.

Información Adicional

Beatriz, madre de un niño, está embarazada de 22 semanas y seriamente enferma. Actualmente está hospitalizada con lupus y problemas de riñón. Su situación de salud es tan grave que 15 médicos del Hospital Nacional de Maternidad de El Salvador recomendaron la intervención médica cuando Beatriz tenía solo 13 semanas de embarazo, pues podría morir si continúa con su embarazo. Los médicos también han diagnosticado al feto de anencefalia (le falta gran parte del cerebro y cráneo), lo que en la mayoría de los casos resulta en la muerte del bebé a las horas o días de nacer.

Sin embargo, los médicos de Beatriz no le han brindado el aborto que puede salvarle la vida, y que ésta ha solicitado, porque temen ser procesados bajo las leyes salvadoreñas que imponen sentencias de prisión a cualquiera que lleve a cabo o tenga un aborto.

Hace dos meses, los médicos escribieron a las autoridades solicitando protección explícita contra un posible procesamiento si proveen a Beatriz el tratamiento que tanto necesita. A pesar de la obvia urgencia del caso, ninguna autoridad ha respondido.

1 comentario:

Rafael José Cabrera Artola dijo...

Los médicos que pronosticaron la muerte de Beatriz desde que tenía 13 semanas, deben de sentirse frustrados, pues ya sobrepasa las 22 semanas y no se ha muerto. Eso ejemplariza que estos pronósticos no son acertados y obedecen a una consigna. Además, después de 22 semanas de gestación, si el bebé nace, NO ES UN ABORTO. Será un parto inmaduro, pero jamás ABORTO, y menos terapéutico. Lo que quieren a través de un caso emblemático como este, es la generalización del crimen/asesinato de bebés por nacer, por cualquier causa, incluso caprichosas Quieren aprovecharse de un caso, en que todos sus pronósticos han fallado. Los médicos estamos para salvar vidas no para destruirlas a voluntad de intereses poderosos. En caso de embarazo, prodigar TODOS LOS CUIDADOS QUE MERECE Y AMERITA LA MADRE, pero no intervenir directamente contra la vida del feto, sea quien sea. Que sepan todos los de AMINISTIA INTERNACIONAL Y autoridades a quienes ellos quieren involucrar en un CRIMEN, que después de 22 semanas, NO HAY ABORTO, sino parto inmaduro. Para algo deben de servir las definiciones médicas que esos funcionarios ignoran, porque jamás tuvieron el IQ suficiente para entrar a una carrera de Medicina.